Pero a veces tampoco es suficiente…

Pero a veces tampoco es suficiente
dar lustre a la noche
para ver en los reversos de la luz,
hablar de los fragmentos
desde una hendija,
tragar el hilván
de lo que va descosiéndonos.
A veces tampoco
hay más cera de la que arde
en los labios de la memoria
y qué besos
a una colección de muecas
furtivas y basta
entonces solo
querer saber lo que saben
juntar las sombras.

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .