Re-visiones y des-horas

Ir a descargar

 

Desde hace unos días o semanas, no podría precisar las noches, vengo removiendo bastantes versos escritos desde que autoeditara Principios Finales. Encontré un par de editoriales dispuestas a recibir ‘originales’ (curioso que se siga utilizando ese término, lo digo en su sentido amplio) de supuestos libros de poesía y pensé en enviarles una selección de los más o menos recientes con la firme pretensión de comprobar si queda alguna que se digne a contestar. Lo de si pudiera tener cabida en alguna colección dedicada al verso lo dejamos para otra ocasión. No lo creo y, a estas alturas de mi discurso, tampoco me importa, pero sí me apetece tantear de nuevo el mercado de primera mano (abierta y en dirección a la cara). Otro día ya dedicaré unas líneas a mis impresiones sobre todo lo que voy percibiendo. Hoy sólo era apetencia por enfrentarme a una de las tareas más difíciles que cualquier pretendido autor tiene por delante: la selección. Reconocer toda la paja que has escrito en este tiempo, y eso que me tengo por bastante comedido en ese aspecto, es decir, que en poesía no dejo ir lo primero que se me viene a las manos o me impongo obligaciones extrañas y sacrificadas rutinas. Cuando va, va o se intenta y cuando no, silencio y tiempo. La ventaja del tiempo para estos menesteres es que bien dispuesto también es distancia y, en muchos casos, te devuelve al texto como un lector ajeno con cierta perspectiva ampliada. Hoy sólo era esa parte del proceso, un fragmento entresacado de algunas horas de lectura en voz baja, voz alta, en silencio, el corrector rondando, la carpeta del sí, la carpeta del psé, la carpeta de la desmemoria.

Anuncios

Un comentario sobre “Re-visiones y des-horas

Agrega el tuyo

  1. Buena reflexión, David… Y qué difícil resulta elegir, cuando. Omo dices, tomas distancia del poema y te encuentras con algo tuyo que a veces, parece escriro por otro! Es tan importante el momento en poesía… Es el que da sentido al sentimiento que lo originó. Algo tan volátil que se es urre junto con los versos y deja un aroma tan suave, que cuesta re-conocerlo. Ánimo y adelante con esta tarea, que te deseo fructífera y emocionante. Abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: