Poema underground

Sube y con ella
un retrato de Leibovitz
a contraluz, un preludio
de jardín en las caricias
asido al cuero
verde de su pulsera.
Pienso con la estrechez
del único asiento libre
que, a veces, la suerte es contigua
y con una caligrafía descendida
de alguna tormenta escribe
una dedicatoria
y una fecha en el reverso
de una tira de fotomatón.
‘Para ti que me sabes,
lo que desconoces. Veinte
de julio
de dos mil dieciocho’.
Luego un sobre,
una dirección, un teléfono
vibrando
parece un escalofrío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: