Lecturas estrábicas

Se sentó en un banco del andén. El metro venía a esas horas bordeando su capacidad máxima, aunque en los vagones finales la aglomeración era menor. Lo sabía. Por eso buscó conscientemente el apartamiento de las posiciones centrales de la estación para ir a ocupar el extremo opuesto a la entrada de la misma. Solían... Leer más →

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑