Un poema muerto

A veces me da por morirme un rato, no sé si por salirme solo del guión de la vida o por la ilusión de que cumplo su sentido último y material: tener donde caerme muerto. No es una petite morte ni un trance ni una secuela de romanticismo, de amor no se muere nadie. Morirse... Seguir leyendo →

Anuncios

A veces me llegan fotografías que son mucho más que imágenes, mucho más que palabras.

Tenía un título más corto, una palabra que aglutinaba el sentimiento. Pero me apetecía que por una vez el titular dijera todo lo que tiene que decir -aunque sea así de impreciso- y callara el texto largo que sólo hace que dar vueltas a la misma idea. La de este texto y la del título,... Seguir leyendo →

Ordesa

Creo que en el fondo dudaba. Quería y no quería comenzar a leer Ordesa. Después de no haberlo hecho en casa aduciéndome falta de tiempo, me había propuesto comenzarlo aprovechando unos días de asueto en una salida a Madrid. Siempre que salgo de viaje tengo la necesidad de llevar conmigo más libros físicos de los... Seguir leyendo →

Revelar la memoria

Otra vez fotografía. Otra vez desde los contornos del frío. Otra vez una noticia al vuelo y a divagar sobre memorias y visiones, sobre lo que nunca llegaremos a conocer bien del otro por cercano que sea, sobre el talento que no vio la luz a tiempo o no la quiso ver. Tal vez también... Seguir leyendo →

Cerrar los ojos

Abrid los ojos. Dicen los gurús de internet y las cosas volátiles que en cinco años -sólo cinco, oye, con suerte aún nos dará para ganarnos algunas arrugas más, pero así, a peso esencial, seguiremos siendo reconocibles para nuestros conocidos- el 90% del contenido que circulará por la red será en formato video y se... Seguir leyendo →

Elogio del frío

Fue hace unas semanas, quizá algún mes -el tiempo presente se me emborrona últimamente- cuando encontré en una publicación de Twitter la historia de Slava, el metereólogo ruso Viacheslav Korotki, quien realizó, durante trece años y hasta su cierre, las tareas de medición de temperaturas, lluvias y vientos en el puesto ártico de Jodovarija, justo... Seguir leyendo →

Por dónde sigo

No lo sé. Hace tanto tiempo que no escribo por aquí que he perdido el hilo y el ritmo al tipo de textos con los que quería dotar de cierta consistencia al blog. Está claro que no lo he conseguido ni, siendo honesto, creo que pueda lograrlo, por lo menos en una temporada. Supongo que,... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑